Os adjunto la crónica de la concesión del nobel de matemáticas (el premio Abel) al venerable Robert Langlands, por sus exploraciones en busca de la Piedra Rosetta de las matemáticas. La crónica, además relata dos bonitas historias personales, de las que suele estar trufada la historia del conocimiento.

El científico que ocupa el despacho de Albert Einstein gana el Nobel de las Matemáticas _ Ciencia _ EL PAÍS
Un abrazo,
Angel Luis