Para los que no lo sepáis -yo no lo sabía- existen actualmente unos cuantos vertebrados (algunas ranas, peces, tiburones y lagartijas) poseen una especie de tercer ojo parietal, como consecuencia de la evolución de un órgano que en nosotros, los primates, derivó en lo que llamamos glándula pineal, que les sirve al parecer para orientarse en medios con poca luz. Las lampreas eran los únicos organismos, hasta ahora, en los que se habían identificado 4 ojos (asociados a lo que denominamos gándulas pineal y parapineal). Y digo hasta ahora, porque una revisión super-meticulosa y cuidadosa de unos antiguos fósiles de hace casi 50 millones de años, han descubierto que un lagarto antiguo, también disponía de esa estructura de 4 ojos. Os mando la crónica del descubrimiento.

Three-eyed lizards are not uncommon. Four-eyed ones are a novelty – Palaeontology
Un abrazo,
Angel Luis